22.4°
Sociedad

Se come más por anestesiar emociones que para alimentarse

1024 576

El estrés y el ritmo de vida acelerado nos llevan a comer de forma rápida e inconsciente, disfrutando menos de la comida e ingiriendo más.

San Luis POST
San Luis POST
http://www.grupopost.com/nota/27220-se-come-mas-por-anestesiar-emociones-que-para-alimentarse?p=sl
Se come más por anestesiar emociones que para alimentarse
Debemos moderar las grasas malas para el organismo
Jue 21 de marzo de 2019


En la actualidad es cada vez menor el tiempo que le dedicamos a elegir y preparar los alimentos. Asimismo, el estrés y el ritmo de vida acelerado nos llevan a comer de forma rápida e inconsciente, "con el piloto automático puesto", disfrutando cada vez menos de la comida y al mismo tiempo ingiriendo más.

No hay duda que las emociones y el estado de ánimo influyen en la elección de lo que ingerimos. Comer, en la mayoría de los casos, genera una sensación de bienestar y la comida se convierte en el refugio más fácil y accesible. A veces ésta elección es consciente: "hoy tuve un mal día y me merezco algo dulce"; en cambio otras puede ser una elección inconsciente, lo que nos hace entrar en un espiral negativo de dependencia hacia algunos alimentos.

Esta oscilación emocional es lo que muchas veces impide seguir una alimentación saludable, una tendencia a descuidarnos o castigarnos. Es fundamental, aprender a detectar cuando comemos por ansiedad, costumbre, aburrimiento, tristeza, alegría o placer; y cuando verdaderamente lo hacemos por "hambre real".

La comida en muchas ocasiones, es la manera de "tapar" o intentar "digerir" sentimientos, por no poder manejarlas de otro modo. Muchas veces las personas no tienen "hambre real" y comen para calmar su angustia, que puede durar un corto período de tiempo, y después reaparece la angustia sumado a la culpa por haber comido en exceso, lo que genera un círculo vicioso.

Por eso el hecho de aceptar como nos sentimos, ayudará a mantener una relación de confianza y tranquilidad con la comida en lugar de buscar anestesiarlas.

El mindfulness o atención plena, es una práctica que tiene como objetivo la autorregulación de las emociones, mantenerse en el aquí y ahora. Prestar atención a mis pensamientos y emociones, manteniendo una actitud abierta con mi entorno, sin juzgar y aceptando las cosas tal como las percibo. 

Mindfoodness o alimentación consciente. Además de comer alimentos nutritivos es importante ser consciente de la forma en la que comemos, ya que la idea es disfrutar y establecer una conexión armónica con la comida evitando las consecuencias de los excesos (sobrepeso, obesidad, enfermedades) o comportamientos nocivos. Aprender a respetar las señales internas, tanto físicas como mentales nos ayudará a desarrollar la capacidad de ajustar, en la medida que se pueda, lo que comemos a las necesidades del cuerpo sin dejar de lado los momentos placenteros vinculados a alimentación.

Fuente: Cablera Télam

visitas
¿Te gusto? Compartila

Temas de la nota

Comentarios
Los autores de los comentarios se hacen por completo responsables de los mismos. Al ser responsabilidad exclusiva de los autores, la empresa queda eximida de afrontar sanciones derivadas del contenido de los comentarios. El usuario que publique comentarios injuriantes o insultantes recibirá la inhabilitación de parte de la empresa para volver a comentar. La publicación de un comentario implica el previo conocimiento de estas advertencias.
También te puede interesar
Las tapas de los diarios de hoy
Las más leídas